> Museo de la Diáspora Rusa«Casa Blanca»Музей Русской Диаспоры «Белый Дом»: La Sabrania de San Javier no está muerta

BIENVENIDOS a nuestra Casa-Museo en la Colonia Rusa San Javier (Uruguay)
Monumento Histórico Nacional desde el año 2011.

ДОБРО ПОЖАЛОВАТЬ в наш Дом-Музей в русской Колонии Сан-Хавьер (Уругвай)

Национальный Исторический Памятник из 2011 года.


Premiado por: Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay | Embajada de la Federación de Rusia en Uruguay.
Declarado de Interés por: Junta Departamental de Río Negro | Ministerio de Turismo y Deportes.

sábado, 31 de mayo de 2008

La Sabrania de San Javier no está muerta


Artículo publicado en el Semanario "ZONA OESTE" de Río Negro (6 de junio de 2008)

Por: Nicolás Golovchenko Villagrán
Director del Museo "Casa Blanca" de San Javier

El pasado 31 de mayo se celebró en el Templo ruso de San Javier la primera “sabrania” (reunión) luego que el Grupo Religioso recuperara las llaves del edificio. El Intendente de Río Negro, Dr. Omar Lafluf, en reunión mantenida en nuestra Casa Blanca el pasado 17 de mayo, se había comprometido ante nosotros a la devolución de las llaves de la Sabrania a los señores del Grupo Religioso, compromiso que se cumplió la semana pasada, de manos del propio Intendente.

Felizmente, las llaves llegaron a tiempo para celebrar el clásico 31 de mayo, fecha de fiesta en el calendario de los viejos rusos de San Javier, que conmemoraban en ese día la liberación de su guía religioso, Vasili Lubkov.

Luego de más de dos años sin reuniones en el templo, sus paredes volvieron a resonar con los antiguos cantos religiosos. Sentí una gran emoción de participar en esta ceremonia histórica en el mismo lugar donde mis antepasados adoraban a Dios: allí está el retrato de mis tatarabuelos Román Luchilin y Praskovia Salnikov; allí resonó la voz de otro Nicolás Golovchenko (hermano de mi bisabuelo) que cantaba como los ángeles –según dicen quienes lo conocieron.

Entre las personas mayores asistieron: las señoras Semikin Orlova, Chaparenko, Sevrukov de Capurro, Norik, Litvinov, Burakov, Subotin, Plotnikov, Bondarenko, Milsev, Duque, los señores Volojov, Semikin, Zavalkin, Shevchenko (venido especialmente de Young) y Litvinov, entre otros. Nicolás Gilsov, con sus 90 años, se excusó de su ausencia con un emotivo saludo (que leí en su nombre), a pesar de que ya nos había acompañado en la reciente inauguración del Museo Casa Blanca. En total éramos casi 40 personas, tres generaciones de descendientes de rusos y de amigos de la Sabrania, en una reunión fraterna y alegre, como las que se hacían antaño.

Don Mirón Volojov Gayvoronsky (nieto y continuador de Mirón Gayvoronsky en cuanto a su trabajo en la Sabrania) pronunció unas breves palabras alusivas a la ocasión. Se cantaron los solemnes “stijy” (himnos religiosos) que los mayores aún recuerdan; se habló algo en ruso; se comentaron los textos y las viejas tradiciones, que los más jóvenes escuchamos con atención. Al final, se armaron largas mesas donde se sirvieron las ricas comidas tradicionales y bebidas que cada uno de nosotros había llevado para compartir. No se olvidó un canto en memoria de la señora de Shevchenko, fallecida un 31 de mayo.

La genuina tradición rusa de San Javier renació con fuerza y espíritu de comunidad en ese día inolvidable, y se mantendrá viva de ahora en adelante con reuniones todos los domingos, como se hacían en los viejos tiempos, a las cuales estamos todos invitados.



GALERÍA DE FOTOS










© 2008 Museo de la Diáspora Rusa "Casa Blanca"
Los textos y fotografías se pueden citar indicando la fuente.